Pariacaca

En la mitología Inca, es conocido como el dios responsable de la lluvia y la fertilidad, frutas, animales indomables. De la misma manera que pertenece al ámbito de las deidades secundarias.

¿Qué relevancia tiene Pariacaca en los Incas?

Pariacaca era un dios que era muy respetado por la comunidad. La población fue conminada en un tiempo por otro dios que llevaba por nombre Huallallo, esta amenaza brota pues no se le daban sacrificios humanos o bien de animales y viendo que no se cumplía su orden, probó su inconformidad.

Cuando Pariacaca patentiza tal situación empezó una guerra entre estos dioses Incas. Usando sus poderes Pariacaca consiguió a través de las lluvias torrenciales apagar todo el fuego y de esta forma vence a Huallallo. En vista a esta gran victoria los Incas lo consideran el dios de esta zona peruana.

Mitos

Natural de Condorcoto, tras medrar Pariacaca procuró a su oponente, Huallallo Carhuincho. Pariacaca llegó primero a Huayquihusa, un pueblo yunca donde los hombres festejaban una celebración donde se tomaba mucho. Sin hacerse conocer, se sentó en un extremo tal y como si fuera un hombre pobre. Absolutamente nadie le hizo caso, salvo una mujer común que se percató de su aislamiento. La mujer se preguntó de qué manera era posible que no le hubiesen convidado, llevándole chavala en un mate grande y blanco. Pariacaca le afirmó que debía dejar el pueblo en 5 días y no decir nada, puesto que los hombres le habían enfurecido. Si afirmara algo, asimismo la mataría. De este modo, la mujer se fue con sus hijos ya antes del quinto día, mientras que los hombres proseguían tomando.

Pariacaca subió al Macacoto y empezó a medrar, provocando la precipitación de granizos colorados y amarillos que arrastraron a todos y cada uno de los hombres y casas, tanto del pueblo precedente como vecinos, al mar. Los corrimientos crearon las quebradas de Huarochirí. Ciertos hombres subsistieron y bajaron sigilosamente a la zona caliente, en las chacras o bien chacana de Cupara, que conseguía agua de un manantial.

Encuentro con Chuquisuso

Por entonces, una bella mujer llamada Chuquisuso regaba llorando su campo de maíz debido a la sequía. Entonces Pariacaba bajó y tapó la bocatoma de la laguna pequeña con su mantón, lo que aumentó su lloro por el hecho de que el agua redujo. Cuando Pariacaca se percató de su sufrimiento, le prometió traer más agua de la laguna que tienen en la altura a cambio de dormir con él. Ella admitió a cambio de que el agua llegase primero. Esto le dejó regar su campo y los lindantes. No obstante, hizo aguardar a Pariacaca hasta un par de días después para dormir con él. Debido a su amor por ella, Pariacaca admitió y le prometió de todo. Ella siempre y en toda circunstancia le afirmaba que tras cumplir sus promesas, mas postergando al día después dormir con él.

Pariacaca ensanchó con ayuda de los animales una acequia que llegaba a los chacras de los hombres de Huracupara. Los animales limpiaban el fondo y fueron guiados por el zorro, hasta el momento en que rodó cuesta abajo por culpa de una perdiz. Entonces fue reemplazado por la víbora. Con el acueducto terminado, la mujer admitió dormir con Pariacaca en el precipicio Yanaccacca. Tras dormir, la mujer anunció que irían a cualquier parte juntos. Yendo a la bocatoma del acueducto de Cocochalla, la mujer se quedó en el borde y se transformó en piedra. Pariacaca sostuvo su ascenso cuesta arriba

Combate con Huallallo Carhuincho

Un hombre, llorando intensamente, llevaba a su hijo, mullo (conchas marinas molidas), coca y un potaje llamado ticti para Huallallo. Uno de los cuerpos de Pariacaca le preguntó por qué razón lloraba. El hombre iba a servirle su hijo a Huallallo. Pariacaca le confió entregarle las ofrendas, regresar a su pueblo con su hijo y regresar 5 días después para verle pelear. Si perdía, debía decirle “Ha vencido nuestro padre”. Si perdía, debía decir “Ha concluído la lucha”. El hombre temía la ira de Huallallo Carhuincho, mas Pariacaca le aseguró que no importaba por el hecho de que no podría hacerle nada.

El hombre hizo lo que ordenó Pariacaca. Como Pariacaca estaba formado por 5 hombres, creaba torrentes de lluvia amarilla y roja, aparte de rayos, desde 5 direcciones. Huallallo Carhuincho se sostuvo ardiendo hasta el cielo. Las aguas precipitadas por la ladera fueron contenidas por ciertos hombres de Llacsachurapa derruyendo una montaña. Allá se formó la laguna de Mullococha. Con el lago lleno, el fuego se apagó y Pariacaca prosiguió lanzando rayos. Huallallo escapó volando como un ave y entró en una montaña llamada Kaki Yoca. Pariacaca destrozó la montaña con un rayo, obligándolo a huir nuevamente. Huallallo liberó entonces a amaru, una gran víbora bicéfala, mas Pariacaca la atravesó furiosamente con su bastón dorado y el animal se transformó en piedra. Huallallo escapó a una montaña llamada Puma Rauca y mandó a un papagayo llamado “kaki” o bien “tucán” contra Pariacaca, mas este le rompió una de sus alas y lo transformó en piedra. Huallallo escapó nuevamente, esta vez a Antis, las tierras bajas tropicales, y liberó un último monstruo, “hugi”, mas fue capturado.Uno de los hijos de Pariacaca, Sulluyallap, lo prosiguió para eludir que volviera.Pariacaca afirmó “Dejad a Huallallo Carhuincho comer perros y dejad a los Huanca que lo adoren”. Los Huanca le adorarían con perros y asimismo se los comerían. El día de hoy son conocidos como come-perros.

Entonces, Pariacaca luchó contra la diablo Manañamca, que había vivido con Huallallo Carhuincho. Asimismo ardió y lanzó una piedra en el pie a Chuquihuampo, hijo de Pariacaca, y le partió la pierna. Pariacaca venció a la mujer y la lanzó al mar. Chuquihuampo consideró conveniente quedarse allá, observando que Manañamca no volviera. Pariacaca ordenó que siempre y en todo momento estuviera alimentado, teniendo preferencia en consumir la coca y la viñayrrua que no haya parido.

Deja tu opinión