Huracán

Huracán en los dioses mayas es el dios del fuego y de las tormentas, es portador de un enorme poder que hacía resonar los cielos con enormes lluvias y violentos huracanes, considerado uno de los dioses que engendraron a la humanidad.

Esta deidad tenía una sola pierna que acababa en un pie con garras, cuyo propósito era ocasionar la destrucción total que dejaba a su paso.

Por esa apariencia, se le conocía como el cojo, nombre que se le daba conforme su lengua quiché, además de esto presentaba un cuerpo semejante al de un reptil y tenía una cola de víbora.

Su nombre tenía un significado muy particular en el sagrado libro de los mayas, el que era corazón del cielo, podemos destacar que este dios fue el más fuerte de todos por los fenómenos meteorológicos que ocasionaba como por poner un ejemplo ciclones.

Atributos físicos

Los mayas lo representaban de una forma divina mas impresionante, mediante una figura alta con cola de víbora, dándole un aspecto de reptil, además de esto lleva una enorme corona y una antorcha donde se cría que era donde portaba el fuego, puesto que salía humo a través de ella.

Los brazos, uno sobre la cintura, el otro sobre la cabeza, mencionan a la dirección que llevan los vientos a lo largo de los huracanes, conforme lo refirió el arqueólogo cubano Fernando Ortiz (mil novecientos cuarenta y siete).

Creencias

Para los mayas Huracán era el autor de un planeta y hombres nuevos, Lo adoraban pues mandaba la lluvia para los cultivos, no obstante muchos nativos pensaban que los fenómenos naturales como las fuertes tormentas eran un castigo mandado él para de esta manera poder castigar a los que desacataban a los dioses.

Pese a que le temían por ser un dios inexorable que castigaba con mano dura la desobediencia, los mayas creían que Huracán era un dios sabio y benevolente por dejarles vivir en el nuevo planeta, enseñándoles a respetar a la naturaleza y al orden de los dioses.

Los viejos pobladores del golfo de México y el área maya compartieron elementos de las etnias caribes, mismos que fueron permeando el resto de Mesoamérica.

Este dios maya le heredó su nombre a los más poderosos fenómenos meteorológicos, entre los llamados ciclones tropicales que, por su intensidad, se dividen en alteraciones tropicales, depresiones tropicales, tormentas tropicales y huracanes.

Deja tu opinión