Dios Jaguar

En primer lugar, el dios jaguar también es conocido como Ek Balam (jaguar negro o estrella negra), esto para los mayas estaba relacionado con el sol de la noche y el sol de la noche, porque cuando una estrella en tránsito pasa a través de la bóveda celeste, cruza el mundo subterráneo.

Jaguar Dios

El dios Jaguar fue uno de los símbolos más importantes de la cultura maya porque los líderes, guerreros y sacerdotes rindieron homenaje a este felino, no sólo por ser el mayor depredador de América, sino también por poseer características relacionadas con la naturaleza, además de que no sólo era parte del rito de la creación, sino también por el hecho de que de él descendían reyes y nobles.

Símbolo

Para los dioses olmecas, el dios Jaguar era el símbolo principal de su religión, porque es el representante totémico de todos los espíritus de la naturaleza y una de sus expresiones era la de la mítica raza de los hombres Jaguar.

Del mismo modo, su simbolismo estaba estrechamente ligado a la serpiente acuática, ya que era el representante del agua de la tierra, de la que nació la serpiente jaguar, es decir, las dos nociones de fertilidad y nacimiento.

Ahora, el dios jaguar se distingue por su belleza felina, con características tan diversas como que son:

  • Cabeza grande.
  • Enormes ojos y un color exuberante.
  • Defensas extremadamente pronunciadas.
  • Engrosamiento del labio superior.

Mito del hombre-jaguar

Según uno de sus mitos, una mujer tenía una relación con un jaguar y de esta unión nacieron los jaguares-hombres; por eso, hoy en día, se cree que los olmecas eran descendientes de este felino por sus características físicas, ya que son típicamente felinos.

Finalmente, este dios fue adorado en templos ceremoniales dedicados a ofrendas como: figuras antropomorfas, figuras zoomorfas, hachas, collares, etc.

Deja tu opinión