¬ŅQue es la mitolog√≠a?

Los hombres primitivos, ansiando explicar los fenómenos de la Naturaleza y de la Sociedad, por carecer de conocimientos científicos recurrieron a las fábulas y a las fantasías. De este modo se formaron los mitos sobre los dioses, su vida y actividad, sobre los héroes expepcionales y sus proezas,
Conjunto de mitos. En los comienzos de la historia, los hombres, en su ignorancia, debían recurrir a las fábulas y a la imaginación para explicar los fenómenos naturales y sociales. De este modo nacieron los mitos relativos a los dioses, a los héroes y a sus proezas.

‚ÄúToda la mitolog√≠a subyuga, domina y modela las fuerzas de la naturaleza en y por la imaginaci√≥n, y por ende, desaparece cuando consigue dominarlas realmente‚ÄĚ

Existen diferentes mitolog√≠a dependiendo de la zona geogr√°fica en la que busques, nunca habr√° una mitolog√≠a exactamente igual que otra, pueden tener muchas cosas en com√ļn pero siempre estar√°n los peque√Īos cambios en cada una que las hagan unicas.

¬ŅCuantas mitolog√≠as existen?

Ha esa cuesti√≥n se puede responder con ¬ŅCuantos pueblos, ciudadades, continentes hay?¬†pues igual de mitolog√≠as hay, las mas famosas las conocemos de o√≠das pero si indagamos mucho en cada pa√≠s podremos encontrar infinidad de mitos y leyendas correspondientes a una mitolog√≠a.

Las mitologías mas conocidas

Origen de la mitología

Puesto que al comienzo la mitología siempre y en toda circunstancia estuvo presente en la filosofía, esta cilindro sus orígenes en el siglo VIII y fue asta el siglo XIII que los jonios comenzaron la recreación oral del ciclo troyano a través de líneas congruentes y clara, con lo que después harían surgir la filosofía y la historia.
Pese a muchas creencia que se tenia en la antig√ľedad como que solo los jefes de familia pod√≠an tener contacto con los dioses y que asimismo los mortales solo √©ramos juguetes de los dioses y se tenia asimismo la creencia de que estos manejaban la vida de los hombre a su antojo y pensaban asimismo que fen√≥menos como el rayo, la tempestad, los terremotos, los tornados, etc√©tera

¬ŅEs considerada una religi√≥n la mitolog√≠a?

La respuesta mas sencilla es que si, pero todo depende de a quien le preguntes. Un cristiano por ejemplo no va decirte que si ya que su religi√≥n o “mitolog√≠a” ha perdurado por tanto tiempo y ya se considera una cosa “tangible”, e igual pasa con las dem√°s religiones: budismo, musulmana, mormona, testigos de geova, etc.

La mitología aparece de forma sobresaliente en la mayor parte de las religiones y, de igual modo, la mayor parte de las mitologías están relacionadas con, por lo menos, una religión.

El término se acostumbra a utilizar más a menudo en este sentido para referirse a las religiones fundadas por sociedades viejas, como la mitología griega, la mitología romana y la mitología escandinava. No obstante, es esencial rememorar que, al tiempo que ciertas personas ven los panteones escandinavo y celta como puras fábulas, otros las consideran religiones (véase neopaganismo). De la misma forma, ello asimismo sucede al examinar las mitologías de los pueblos indígenas (ejemplo la Mitología de América del Sur); en el que se pueden observar casos en que todavía se profesan las religiones nativas.

Por norma general, bastantes personas no consideran los relatos que rodean al origen y desarrollo de religiones como el cristianismo, judaísmo y también islam, como crónicas textuales de hechos, sino más bien como representaciones figurativas o bien simbólicas de sus sistemas de valores.

Incluso de esta manera, del mismo modo, bastantes personas entre ellos ateos, agn√≥sticos, o bien fieles de ciertas de estas religiones, emplean las palabras mito y mitolog√≠a para caracterizar como falsas o bien como m√°ximo inciertas, las historias que aparecen en una o bien m√°s religiones, o bien a las religiones diferentes a la que es fiel. De esta manera la gente que pertenece a la mayor parte de las religiones que est√°n presentes hoy d√≠a, se ofende cuando se toma a su fe como un conjunto de mitos; en tanto que para ellos, esto, equivale a decir que su religi√≥n en s√≠ es una patra√Īa, lo que va contra sus opiniones. Ejemplo de ello sucede en muchos conjuntos cristianos con relaci√≥n a los relatos de la Sagrada Escritura, en el que sus fieles no consideran, normalmente, que sean mitol√≥gicas ciertas de sus historias, y que solo se utiliza esta palabra para referirse a ellas en un sentido despectivo.