Mitología Azteca

La Mitología Azteca hace referencia al conjunto de opiniones y mitos propios de la civilización azteca, un pueblo que logró dar origen a un enorme imperio en la urbe de Tenochtitlan y que por ser descendiente de los Mexicas a veces es asimismo llamado de esta manera. El carácter nómada y además muy religioso de esta sociedad, les demandaba por decirlo así grandes sacrificios que por norma general eran dirigidos cara el sol, puesto que era su dios dominante.

Puesto que la cultura azteca se sitúa en la zona mesoamericana, esto le ha servido para ser clasificada como la más fiel y fervorosa de este territorio.

Sobre la Mitología Azteca

Para entender un tanto mejor las bases de la mitología azteca, es pertinente charlar un tanto sobre la concepción del planeta que tenía esta civilización, puesto que para ellos el planeta estaba dividido por 4 soles o bien edades que individualmente concluían con un hecho trágico y cada una de estas etapas disponía de un dios particular.

Como es de aguardarse en este sistema de opiniones, la naturaleza con cada uno de ellos de sus elementos contaba con un papel esencial, paradójicamente lo mismo ocurría con el tema de la muerte, del que se charlaba bastante probablemente por los sacrificios de sangre humana para los dioses y todo esto se patentiza muy específicamente en los diferentes mitos aztecas. Este último punto era determinante para ellos puesto que conforme a sus reglas esto era preciso para sostener el orden galáctico y natural que solo se alcanzaba teniendo a sus divinidades satisfechas.

Por lo precedente la sangre no solo era un líquido vital, equivalía a la ofrenda más sagrada que era posible dar a los dioses aztecas y era ambiente a ella que se hacían elaboradas liturgias y rituales.

Es como en sus relatos se filtraban detalles propios de una cultura que hallaba en el dios de la guerra y en el dios del sol las entidades divinas más completas para regir su diario vivir.

El nacimiento del mundo

Después de las pulverizaciones de los 4 soles, Quetzalcóatl y Tezcatlipoca son percibidos por el entretenimiento de la tierra y el cielo, no como contrincantes sino más bien como asociados. Como lo señala la fantasía azteca de la creación, Quetzalcoatl y Tezcatlipoca hacen el cielo y la tierra diseccionando la criatura de la tierra Tlaltecuhtli, lo que implica al profesor de la tierra, pese a que se puede localizar una representación femenina de esta bestia en el escrituras.

Se afirma que Tlaltecuhtli se unió a otra bestia, el enorme cocodrilo que con su espalda de cocodrilo moldeó las montañas del planeta. Esta historia de leyenda se extendió por todo México con lo que fue para la cultura maya de Yucatán. Una de las maneras de esta historia de leyenda afirma que Quetzalcóatl y Tezcatlipoca cayeron del cielo para poder ver a Tlaltecuhtli, y al hacerlo vieron que su deseo de carne nueva era grande al punto de que no solo tenían una quijada llena de dientes afilados aún. Asimismo tenían denticiones postizas en los hombros, rodillas y diferentes articulaciones.

En este vídeo, un tanto pero sobre el origen del planeta conforme esta mitología

Al ver esto, los seres divinos estuvieron conforme en que la creación no podía ser terminada mientras que la criatura estaba incluida. En ese punto para hacer Tierra Quetzalcóatl y Tezcatlipoca resultaron ser enormes víboras. Uno de ellos tomó la mano izquierda y el pie derecho de Tlaltecuhtli, al paso que el otro la tomó con la mano y el pie izquierdo adecuados, y entre los 2 evisceraron a la criatura. La parte superior de la bestia formaba la tierra, al tiempo que la parte inferior era el cielo.

Esta fiero demostración de desmantelamiento de la bestia hizo a los seres divinos alternos coléricos, con lo que escogieron eso para consolar a la tierra, cada una de las plantas que el hombre debería vivir se desarrollaría a partir de ella, de su pelo se desarrollaron árboles, flores y yerbas y de su piel allá sería yerba y pequeñas flores; sus ojos serían la fuente de los riachuelos, estanques de marea y pequeñas hebillas; su desembocadura, los cursos de agua notables y huecos naturales y su nariz sería el pico de las montañas y vales.

La historia legendaria afirma que se podía escuchar la llamada de la bestia en torno a la noche deseosa de sangre y de los corazones de la población por norma general y esto debe calmarse con penitencias que ofrecen la débil criatura viviente y sangre para sosegar a Tlaltecuhtli y continuar dando los productos orgánicos requerido a fin de que la vida humana proceda.

Historia de la creación conforme lo indicado por los Nahuas

A continuación se va a mostrar la historia de la creación ingeniada por los Nahuas:

Quetzalcoatl y Tezcatlipoca.

Los nahuas tenían ciertas leyendas de la creación, debido a la coordinación de múltiples sociedades. En uno de ellos, Tezcatlipoca y Quetzalcoatl comprenden que los seres divinos fueron mandados vacíos y requerían organización. Esa es la razón por la cual aguardaban hacer la tierra. Había solo un solo océano enorme, donde vivía Tlaltecuhtli, la bestia de la tierra.

Para tomarlo, Tezcatlipoca ofreció su pastel como una trampa y la bestia resultó y se lo comió. Ya antes de poder zambullirse, los 2 seres divinos lo tomaron y lo extendieron para darle a la tierra su marco. Sus ojos avanzaron cara transformarse en estanques de marea, sus lágrimas en cursos de agua, sus aberturas en huecos. Desde ese punto de ahora en adelante, los seres divinos le dieron la dotación de flora para consolar su agonía. Y tras eso me he ofrecido a la labor de hacer a los hombres primordiales.

En igualdad de condiciones, las 2 estrellas todavía están inactivas en el cielo y son básicas para estimularlas. En ese punto, diferentes seres divinos escogen perderse y dar el “agua valiosa” que es esencial para hacer la sangre. Por ende, los hombres se vieron obligados a reproducir eternamente la primera pérdida perfecta.

Dioses de la mitología Azteca

Lista de los Dioses Aztecas

Muchos y variados dioses hacen una parte del reconocido panteón azteca, lo que sirve de base para establecer que esta civilización era politeísta. En lo que se refiere a sus divinidades, no todas y cada una son entendidas como algo absoluto y todopoderoso puesto que se rigen por el hecho de ser encarnaciones de fuerzas naturales que en su mayor parte cuentan con cualidades humanas.

Es como podemos hallar desde dioses aztecas autores naturalmente implicados en los mitos que explican el origen, los dioses patronos que se asignaban a los pueblos conquistados y una serie de dioses aztecas menores que tenían relación con las profesiones y varios aspectos familiares. Todos estos personajes eran acompañados en los mitos por criaturas sobrenaturales y varios héroes que esporádicamente tenían participación en los relatos.

Generalmente lo más fácil es hallar estas divinidades separadas en celestes y terrenales, vamos a ver ahora ciertas más esenciales.

  • Ometecuhtli: es un ser supremo, una divinidad dual que equivale a hombre y mujer, luz y obscuridad, esto es a la coincidencia de los opuestos.
  • Tezcatlipoca: señor del fuego y de la muerte, dios del cielo nocturno, se le relaciona con el mal y la destrucción.
  • Tláloc: dios del rayo, del trueno y de la lluvia, es un dios generosísimo al que se asiste para solicitar por la fertilización de los campos.
  • Chalchiuhtlicue: representante de los ríos, del agua y de los océanos, es una diosa azteca muy reverenciada por ser asimismo protectora de los partos y bautismos.
  • Tonacatecuhtli y Tonacacihuatl: señor y señora del sustento, corresponde al lado paternal de los dioses, resulta algo compleja de comprender en tanto que es una deidad dual.

Seres y criaturas de la mitología Azteca