Mitología Inca

El pueblo Inca se define como una civilización precolombina propia del siglo XIII que consiguió extenderse por buena parte del continente americano, es así como sus alcances cubren parte de ciertas franjas de territorios pertenecientes a Perú, Ecuador, Bolivia, Chile, Bolivia y Argentina. Gracias a la extensión de este imperio surge la denominada mitología inca, una serie de relatos que toman como base una religión politeísta donde el ideal de culto corresponde a una serie de adoraciones y sacrificios para sus dioses.

La importancia de sus creencias para este imperio era tan grande, que se interpretaba como algo plenamente equivalente a factores administrativos y económicos. Esto incluso a pesar de manejar principios muy sencillos que buscaban más que nada una armonía directa con la naturaleza.

Sobre la Mitología Inca

A pesar de adorar distintas fuerzas de la naturaleza, en los mitos incas se nota una marcada preferencia por el dios del sol y puesto que cada aspecto natural era asumido como uno divinidad esto indujo a que se asumiera que no existía un dios personal debido a que para esta comunidad dios era simplemente el universo.

Tal y como ocurre con otras mitologías, en este caso también se presenta aquello de que una misma entidad divina fuese conocida con nombres diferentes. La particularidad y lo que hace bastante interesante esta serie de mitos y creencias se encuentra en el hecho de que para los incas el mundo se encontraba dividido en tres planos, abriendo por su puesto las puertas para muchas más historias y rituales.

  • Hanan Pacha: el mundo de arriba.
  • Kay Pacha: el mundo de aquí.
  • Uku Pacha o Urín Pacha: el mundo de abajo o del subsuelo.

Por todo lo anterior se descubre como el sentido étnico es el predominante y el que justamente se refleja en la conformación del panteón de dioses incas, el cual solo pudo constituirse tras lograr la correspondiente unificación de lo que se consideraban las grandes verdades.

Uno de los denominados dioses incas populares es quien precisamente protagoniza el mito inca de la creación, el cual es insignia de este sistema de creencias.

Particularidades

Las creencias de la mitología inca se basaron en creer en varios dioses, las principales deidades, por lo general, tenían otros nombres a lo largo del territorio inca, pero cumplían la misma función. Era común que los indígenas consideraran la naturaleza parte de ellos, porque las deidades estaban basadas en el ámbito natural, había un dios que se encargó de la creación del mundo, una diosa que se encarga de todo lo que se refiere a la fecundidad de las tierras; las lluvias, hay un dios que representa el Sol, entre otros.

Dimensiones de la mitología inca

El término que utiliza la mitología inca para referirse a la temporalidad y el universo, por lo que, la mitología inca considera que la vida tiene períodos en lo que todo se revuelve, se reposa y se mantiene ese constante movimiento. Por esta razón, la mitología inca tenía la creencia de la existencia de varias dimensiones que atravesaban los humanos.Existen dos tipos de dimensiones, el primero es una dimensión plana, el segundo es una dimensión erguida. En la dimensión plana se podrá observar la creencia del cielo y la tierra que se encontraban fraccionadas también, que se refería a la contrariedad y el intercambio de un lado y el otro. En cambio, nos encontramos que la mitología inca en cuanto a la dimensión erguida se subdivide en otras tres dimensiones.

De igual manera, nos encontraremos frecuentemente que en la mitología inca existía jerarquía, por lo que, aquellos que poseían mayor rango dentro de la cultura incaica, podían alcanzar un nivel de conexión con esos seres que no se ven, pero están presentes para ofrecer a los humanos los beneficios que los caracterizaba.

Dimensión celeste

Aquellas personas que tuvieron una vida correcta, que seguía los lineamientos tenían la posibilidad de alcanzarla. En la dimensión celeste habitaban los dioses que pertenecían a la mitología inca.

Dimensión de ahora

En esta área se podrá encontrar a la gente que vive, a su vez también se encuentran los dioses que ayudan a los indígenas en la parte terrestres, por ejemplo, permanece la diosa que se encarga de la fecundidad de las tierras, para que las comunidades reciban lo que necesitan y en las condiciones adecuadas. Por otro lado nos conseguiremos a la encargada de la parte vegetal , de cada ambiente florezca y por último nos topamos con el encargado para que fluya por los cauces correspondientes.

Dimensión de los que dejaron de estar

Esta dimensión corresponde a una parte interna, no se relaciona como en otras creencias que considera un mundo para castigar a las personas, allí habitan las personas que ya no están en el plano terrenal, aquellos que no llegaron a la vida y algunos dioses que se encargan de las tareas que van con los cambios atmosféricos, por ejemplo, el dios de los sismos, de los diluvios y todos los cambios que pueden acarrear los océanos, también se encontrará el dios que se encarga del universo.

Desarrollo de los incas

La mitología inca tiene la peculiaridad que antes de la llegada de los españoles, ellos fueron los creadores de su estilo de vida. Los indígenas siempre han sido despreciados, se les considera que no tienen la capacidad de comprensión sobre las diferentes áreas en las que se compone el cosmos.

Es una creencia totalmente falsa, ya que en el caso de la mitología inca y otras mitologías de otros lugares del mundo, desde tiempos remotos sabían cómo distribuirse, cada quien estaba encargado de hacer funcionar un aspecto de la vida y los indígenas se encargaron de dejar sus huellas con marca indeleble con los antecedentes que dejaron para que en la actualidad se tuviera una idea de cómo eran sus vidas.

Los aspectos interesantes de la cultura inca, cuando se compara la vida actual, es que ellos tenían un sentimiento por mantener felices a los dioses y la conexión con la tierra era primordial para poder existir, tenían una sensibilidad por la naturaleza que en la actualidad no es notoria. La lengua original de los incas no se sabe cuál es, sin embargo, ellos oficialmente hablan en quechua.

Comunidad de la mitología inca

La mitología inca, como todos los grupos, tienen una jerarquía para poder cada uno tener un poco de poder en sus manos. Primero nos encontramos con el descendiente del dios del Sol, que era la máxima autoridad, él tenía que encargarse de elegir a otro encargado que no necesariamente tiene que ser de su sangre, podía ser la persona que cumpliera con los requisitos necesarios para llevar a cabo las tareas que desempeñaba el Sapa Inca.

Por otro lado nos encontramos con los llamados orejones, es el nombre asignado a las personas que desempeñaban un papel honorable y el significado del término orejón se debía a los maltratos que sufrían sus orejas a causa del ornamento que se ponían. Ellos eran los que se encargaban de mantener a los que se encontraban en un rango alto entre los incas.

La mayoría de las personas pertenecían al grupo de los trabajadores que eran los que sustentaban a las clases altas, se encargaban de los trabajos terrenales y eran denominados hatun runa.Otros aspectos que componían a la comunidad de la mitología inca, los que no tenían jerarquía debían casarse con una sola persona, pero si eras una persona de la alta sociedad de la comunidad podía tener más de una esposa, sin embargo, había distinción entre esposas, la mujer principal del inca se le denominaba Coya, después estaban aquellas que eran las complementarias.

Reservas de la mitología inca

Los antecedentes que se encuentran de las comunidades de los incas es que por ubicarse en la parte de Los Andes, se podía desarrollar la agricultura, por lo que ese era su principal trabajo, ellos sembraban diversos vegetales para producir las cantidades necesarias.

Por otro lado conseguimos que se encargaron enseñar a los animales para que formaran parte de su comunidad, uno de los casos es la llama, es el animal que se utilizó para cargar lo que se tuviera que trasladar. También otros animales de menor tamaño como los perros, cobayas entre otros.

Por lo general, la mitología inca se reconoce por sus elaboraciones tejidas, con colores vistosos y también por el desarrollo de las manualidades que forman parte de la artesanía de los incas a través de porcelana.

 

Los trabajos de la tierra

Las tierras estaban constituidas en tres porciones, ya que el cultivo era de los trabajos principales que se llevó a cabo en la cultura inca, se encontraba que la primera parte iba dirigida hacia el dios del Sol, la segunda parte se dirigía para el Inca que se consideraba la máxima autoridad y la última parte correspondía a las personas que constituían la comunidad.

En la división uno y dos se manejaba todo lo que tenía que ver con la realeza que existía dentro de la sociedad de alto rango, también se destinaba a todos los alimentos que serían ofrendados en los rituales.

La última parte tenía diversas divisiones, porque se establecía que por cada familia se otorgaba un pedazo de tierra para el cultivo, ese espacio de tierra aumentaba paulatinamente dependiendo de la cantidad de hijos que se tenían en la familia, por ejemplo, si tenían un niño se le agregaba un buen pedazo de tierra a la familia, pero si se tenía una niña, correspondía sólo la mitad.(Ver artículo: mosdemitologias.com/c-mitologia-budista/garuda/”>Garuda)

Cacería

Se centraban básicamente en cazar a la vicuña, es un animal que pertenece a la familia de los camellos y llamas, entre otras especies que se relacionan. La vicuña  habita en las tierras andinas de Suramérica y había un día al año que se estableció para poder cazarlas.

Había que matarlas siempre en el mismo lugar, los incas utilizaban sus armas especializadas para poder realizar esta labor, primero encerraban a las vicuñas en un gran círculo y poco a poco iban reduciendo el espacio para lograr matarlos. Primero morían los machos, utilizaban el cuerpo al máximo, ya que extraían su piel, la parte sustanciosa de la carne de los animales.

Las pieles se distribuían en gran cantidad al reino para poder confeccionar los ropajes más bellos para los que constituían la realeza y lo que quedaba correspondía a la comunidad.

Registros de las letras de la mitología inca

En la mitología inca se podrá encontrar un sistema totalmente diferente al nuestro, ya que ellos no escribían en papel, ellos desarrollaban los asuntos esenciales que se debían saber a través de un conjunto de hilos que tenían diversos colores, distancias totalmente diferentes y las ataduras que tenían cada uno de los hilos eran distintos.

Existía un tipo de personas que se encargaba de ese trabajo en específico, ya que a través de ese conjunto de hilos se logran desarrollar las anotaciones más importantes que deben ser tomadas en cuenta en los cambios de reinos, ya que especifican la cantidad exacta de los habitantes de una población. De igual manera se registran los cambios de gobiernos, es decir, los cambios del Inca superior. Por otro lado, se encontraban los registros de las cantidades que hay almacenadas de alimento.

En la mitología inca había un número específico de personas que llegaban a aprender la lectura de estos significados, por lo general eran los descendientes que pertenecían a la realeza, ya que en sus estudios incluían el aprendizaje de este tipo de enseñanza que lleva por nombre quipu. Los especializados en esta área eran los quipucamayoc.

Almanaque de la mitología inca

La cultura inca tenía la peculiaridad de muchas creaciones según su desarrollo, en este caso de los cambios anuales no es una excepción. La mitología inca tenía la creencia que el año comenzaba los veintiuno de diciembre, porque ellos hacían una ceremonia de gran importancia, porque estaban dedicados al dios del Sol.

El almanaque contaba con 360 días, que estaban separados por doce lunas que tenían treinta días. En la mitología inca se podía determinar cuál era el momento idóneo para iniciar los cultivos según la posición del sol, respecto a los pilares que se encontraban en Cuzco, gracias a esos pilares ellos podían determinar a través de la ubicación del sol en qué período se encontraban.

Deidades de la mitología inca

Las principales divinidades que constituyen las creencias de la mitología inca tienen diversos rangos, ya que hay unos dioses que reciben mayor cantidad de rituales y celebraciones que se llevan a cabo en su nombre, por la importancia que tienen y por la prioridad que tienen por sus poderes.

Grupos de Dioses Incas

De acuerdo a la información recolectada es posible determinar que las divinidades incas se encuentran clasificadas en dioses principales y secundarios, lo cual sirve bastante para reconocer las prioridades de un imperio colmado de significado en los pequeños detalles y una clara inclinación hacia la apreciación de lo que nos rodea.

Dioses Incas principales:creadores y protectores, son los proveedores del orden.

  • Viracocha. Es por excelencia el maestro del mundo, creador del cielo, las aguas y la tierra.
  • Inti. El popular rey del sol, también llamado taita Inti.
  • Mama Quilla. Es la madre del firmamento, la diosa de la luna y la protectora de las mujeres.
  • Pacha Mama. Diosa madre de la tierra, encargada de la fertilidad de los campos.
  • Mama Sara. Corresponde a la diosa del alimento y más específicamente del maíz.
  • Pachacamac. Sobre esta divinidad se dice que es el dios de la costa y de las artes.
  • Mama Cocha. Es la bella diosa del mar, a quien se acudía para navegar en aguas tranquilas.

Dioses Incas secundarios: complementan el trabajo de los citados anteriormente.

  • Coyllur. Es la diosa de las estrellas.
  • lllapa. El dios de los relámpagos y el fuego, se le temía por ser muy colérico.
  • Pariacaca. Dios de la lluvia, la fertilidad y de los animales salvajes.
  • Supay. Es el señor del inframundo y por lo tanto se le reconoce como el dios de la muerte.

Las pintorescas fiestas y ceremonias que tenían lugar en honor de estos dioses son retratadas en pequeños fragmentos de sus relatos ya que hacían parte vital del respeto y adoración que se les promulgaba.

Criaturas mitológicas y seres mitológicos Incas