Ethon: el castigo de Prometeo

Una de las características de la mitología griega es que posee una vasta colección de criaturas legendarias, que son utilizadas por los dioses para proteger sus tesoros y castigarlos.

Estos seres mitológicos son generalmente descritos como animales grandes o como criaturas fusionadas con dos o más especies. Los antiguos poetas también usaban a estos seres para representar la supremacía, el poder, la pureza, la bondad, la destrucción y, en algunos casos, incluso la resurrección.

Una de las criaturas más famosas de esta mitología es Ethon, el águila que devoró los órganos de Apolo como castigo por ofender a Zeus.

Origen

También conocida como el águila de Prometeo, Ethon era un águila gigante nacida de los monstruos Typhoon y Equidna.

Typhoon, el padre de todos los monstruos

El tifón se describe en textos antiguos como un gran monstruo alado, cuya altura le permite alcanzar las estrellas. Esta criatura tenía cabezas de dragón en los dedos y serpientes en los muslos. Se cree que el tifón podría quemar objetos con sus ojos, vomitar fuego y crear huracanes o terremotos con el movimiento de sus alas. Equidna, por otro lado, es descrita por el poeta Hesíodo como una ninfa monstruosa, con el torso de una bella mujer y el cuerpo de una serpiente.

La leyenda cuenta que las dos criaturas crearon un ejército de monstruos, incluyendo a Cerbero, Medusa, el león de Nemea y Ethon.

Apariencia

Esta legendaria ave suele describirse en textos antiguos como un √°guila gigante que volaba en el cielo capturando las rayas de Zeus. Los griegos tambi√©n cre√≠an que representaba la Constelaci√≥n del √Āguila, un conjunto de estrellas en forma de p√°jaro que volaba alrededor de Este.

Leyenda

Cuenta la leyenda que Prometeo, en su deseo de ayudar a la humanidad, decidió sacrificar un buey grande y dividirlo en dos partes. En el de coloco la piel, la carne, la verdad, y las escondo en el vientre del animal y en el otro coloco los huesos cubiertos de grasa.

Prometeo entonces le pidi√≥ a Zeus que escogiera qu√© partes de los dioses com√≠an, qui√©nes ca√≠an en la trampa y escogieran los huesos cubiertos de grasa. Indignado por este enga√Īo, Zeus decidi√≥ castigar a los hombres priv√°ndolos del fuego y conden√°ndolos a morir de fr√≠o.

Etón y Prometeo

Para poner fin a este castigo, Prometeo decidió robar el fuego del carro del Dios Sol y devolvérselo a los humanos. Enfurecido por este segundo crimen, Zeus ordenó a Prometeo que lo llevara al Cáucaso y lo encadenara a una roca para que pudiera comerse el hígado.

Gracias a su inmortalidad, el antepasado de este dios crec√≠a cada noche, por lo que este p√°jaro regresaba todos los d√≠as para comerlo. Se cree que este castigo dur√≥ miles de a√Īos, hasta que Heracles derrot√≥ a este √°guila con una de sus flechas.

Deja tu opinión