Humbaba

C era un gigante protector y un signo del bosque de cedros donde vivían los dioses. Su apariencia era la de un hombre con melena y rostro de león, dientes de dragón y su rugido era como el de un diluvio.

Según la leyenda, en el poema de Gilgamesh, Humaba murió cuando Gilgamesh y Enkidu derribaron un cedro del bosque, lo que enfureció a Humbaba, pero Gilgamesh logró encarcelarlo poniéndole un anillo en la nariz y atándole los brazos. Pidió misericordia a Gilgamesh, pero Enkidu insistió en que lo matara, y Guilgamesh lo decapitó.

Este ser ha sido invocado muchas veces para rituales psíquicos.

Deja tu opinión