Lamasu

El lamasu es un poderoso toro alado diseñado para proteger templos y preciosos objetos sagrados.

Se dice que esta formidable criatura combina la fuerza del toro, la libertad del águila y la inteligencia del hombre, ya que tiene el cuerpo y los cuernos de un toro gris, las alas de un águila gigante y la cabeza de un ser humano masculino.

El lamasu asirio

En la antigua civilización asiria ya se conocía la figura del lamasu, representada a veces por un león alado en lugar de un toro. Esto no es sorprendente si se considera que la figura del león refleja el poder del soberano.

De hecho, el lamasu de cuerpo de león se considera la versión mesopotámica de la esfinge que siglos después la cultura griega salvó en su forma femenina.

En ambos casos, toro o león, este ser era considerado como un espíritu de defensa y sus estatuas estaban destinadas a custodiar las entradas de los templos y palacios reales.

Características del lamasu

El lamasu es un verdadero protector contra el mal. Estas criaturas tienen una habilidad particular para detectar el peligro rastreando seres con buen corazón, y no dudan en atacar y confrontar a cualquier ser con malas intenciones.

Son meditativos, tranquilos y solitarios. Viven en templos abandonados, lejos de la civilización. Tienen una enorme cantidad de sabiduría acumulada a lo largo de los años. Conocen las leyes, el orden y la diplomacia, y ofrecen sus conocimientos ancestrales a quienes los necesitan.

También tienen habilidades mágicas que les permiten crear círculos protectores, así como realizar hechizos que eliminan el mal de otro ser. También han desarrollado habilidades de curación y regeneración.

Lamasu dorado

C es una raza especial que proviene de la unión del lamasu con un dragón dorado. Este mestizo está envuelto en un aura mágica dorada y tiene el doble del tamaño de un toro convencional.

La única misión del lamasu dorado es poner fin a todo el mal existente. Para ello cuenta con una enorme fuerza y con los característicos hechizos de una criatura celestial. Puede bendecir, sanar, usar la magia de la luz e incluso pedir “ayuda divina”.

Deja tu opinión