Adad

Dios de la tormenta y del rayo, esta divinidad era bien conocida porque se le atribuía el don de controlar los vientos y provocar la lluvia. Se le consideraba un dios imprudente y repetido, porque su ira podía consumir los templos e incluso la ciudad misma.

Deja tu opinión