Assur

Assur es el Dios de la ciudad, protector de los templos y de la civilización. Este dios era considerado el único capaz de controlar y gobernar las ciudades. Este dios fue proclamado como el dios principal de lo que era la tierra de Mesopotamia, dándole sus propios atributos como la justicia y el gobierno entre las diferentes tierras. Dentro de la ciudad. Este dios fue representado como d un personaje masculino con una gran barba

Los dioses sumerios eran considerados héroes, probablemente representaban parte de la naturaleza y fermentaban todo lo que poseían en relación con los humanos y su entorno. Además de los demonios que los pudieron encontrar en esta cultura, se les atribuyó el don de destruir y desestabilizar a la gente y al pueblo. La estructura de los dioses estaba organizada por tipo y clasificación, desde los más poderosos hasta los más comunes.

Vista del zigurat de Assur

La mayor parte de los soberanos asirios del primer milenio a. de C. lo incluyeron en su nombre real, por ejemplo: Ashur-nasir-pal, Ashur-nirari III, Ashur-Dan I, Ashur-resh-ishi I, Assurbanipal, aun el último rey de Asiria, Ashur-uballit II.

El rey iba anualmente al templo de Assur para festejar ceremoniosamente su celebración. Se festejaba a inicios del nuevo año y simbolizaba el renacimiento perpetuo de la creación del orden (divino y mundial) establecido por los dioses desde la creación.

Este rito solemne consagraba las reglas sociales y morales y las relaciones singulares que unían el rey asirio y su nación con el dios nacional.

Assur era un dios belicoso. El deber de su sirviente, el rey, era que se reconociese su gloria por la parte de otras naciones. Debía destruir al contrincante que no reconocía su soberanía divina y sus órdenes. Este reconocimiento se realizaba a través de una oferta política para pasar a ser parte del imperio asirio. A la vuelta de su campaña, el rey daba las merced a Assur, y le ofrecía la parte más rica del botín y le notificaba por escrito, este texto se leía al pueblo para ser depositado después en los ficheros del templo.

Se distinguía de las divinidades sumerias y babilonias en su falta de familia, se le asoció con la diosa Mullisu, que era la paedra tradicional de Enlil, y con la esposa de este dios adquirió ciertas de sus peculiaridades. Se amoldaron múltiples textos mitológicos para servir de apoyo al culto real oficial. Desde el reino de Senaquerib, ciertos sacerdotes pretendieron reemplazar a Assur por Marduk, realizando una “versión asiria” de la Epopeya de la Creación, el enorme texto teológico que basaba a la superioridad del dios de Babilonia.

Los reinos conquistados por una potencia superior tienden a asociar sus dioses a los de su conquistador, no obstante el culto de Assur continuó recluído a Asiria y ningún templo en los países conquistados, se convirtió en un santuario de este dios.

Deja tu opinión