Mixcoatl

Mixcóatl: La diversidad cultural del mundo se refleja en la historia de cada pueblo, y la mitología mexicana es una de las culturas más completas en términos de información, pero no es muy popular, por lo que se le invita a conocer a Mixcóatl, uno de los dioses toltecas de esta civilización.

Mixcóatl y sus orígenes

Según la cosmología náhuatl, el origen de Mixcóatl se remonta a la creación del universo .

Los toltecas creen que al principio sólo había un cielo llamado el decimotercer, en el que se encontraban Ometecuhtli y Omecíhuatl, dioses que procrearon cuatro hijos.

Los nombres de estos cuatro niños son:

  • Tlatlauhqui-tezcatlipoca (“Tezcatlipoca Roja”) admirada por los Tlaxcaltecas y Huejocincas, con el nombre de Camaxtli.
  • Yayauhqui-tezcatlipoca (“Tezcatlipoca negro”)
  • Iztauhqui-tezcatlipoca o Quetzalcóatl (“Tezcatlipoca Blanca”) dios principal del panteón prehispánico.
  • Omitéotl-Inaquizcóatl, Xoxoauhqui-tezcatlipoca (“Tezcatlipoca Azul”), asimilado por mexicanos como Huitzilopochtli

Estas cuatro deidades se encontraron después de 600 años de inactividad, porque consideraban necesario imponer leyes al universo.

Después de que todos tuvieran una responsabilidad, el señor del dios cazador desnudo y venerado, Camaxtli o Camaxtle, adquirió el nombre de Mixcóatl, que significa “nube de serpiente”, para luego ser identificado como Mixcóatl-Camaxtli.

Representación del Dios de las tormentas

En cuanto a la mitología mexicana, Mixcóatl es considerado el dios de las tormentas, la caza y la guerra; así mismo, los habitantes de esta cultura consideraban que la Vía Láctea era la representación de este dios de las tormentas.

D por otro lado, es conocido como el padre de Quetzalcoatl, un legendario personaje tolteca conocido como el dios principal de la cultura mesoamericana.

Cómo honrar a los dioses

En este tipo de cultura, era común hacer sacrificios para adorar a las deidades, en este caso el ritual con el que se adoraba al dios de las tormentas Mixcoatl sacrificaba serpientes, aves y conejos.

Deja tu opinión