Chaac

Chaac o bien Chaak (en castellano lluvia) es una deidad del Panteón Maya asociada con el agua y la lluvia, como en toda cultura precolombina tiene un dios homologo , en un caso así son los dioses: Tláloc de los mexicas y Pitao Cocijo de los zapotecos.

Es uno de los dioses pero esenciales y con mayor repercusión en el pueblo maya, se le hacían ofrendas para invocar las lluvias que darían sitio a conseguir buenas cosechas, habitaba en las grutas y cenotes, las entradas al inframundo maya, el Xibalba.

Los dioses Mayas no son ídolos como los conquistadores españoles consideraban, pero bien son energías, materialidades etéreas, inapreciables que se presentaban a los humanos en diferentes representaciones, muchas de ellas antropomorfas, zoomorfas.

Chaac es representado generalmente como un hombre viejo, con similar anfibio, con una nariz alargada y curva, con unos colmillos curvos cara abajo, portando un hacha que representa el trueno, en su cabeza llevaba un ornamento, generalmente una faja anudada, en los pueblos mesoamericanos, la religión y los ritos asociados a ella estaban relacionados primordialmente con el mantenimiento del orden del universo, la fecundidad y el bienestar general.

Con base en los conceptos religiosos se establecieron los calendarios, se justificaba el papel de los gobernantes y se planeaban los ciclos de producción agrícola, entre otros muchos aspectos, puesto que se efectuaba un extenso y variado conjunto de ritos, realizados por reyes y sacerdotes, en el que se incluía danzas, sacrificios, autosacrificios, juego de pelota.

Chaac el Dios de la lluvia, está representado en los códices con una larga nariz y 2 colmillos enrollados que le salen de la boca cara abajo. El ornamento que lleva en la cabeza es en general una faja anudada y el jeroglífico de su nombre tiene un ojo que, en el Códice Tro-Cortesiano, toma la manera de una T. Se ha sugerido que este elemento representa lágrimas que afloran del ojo, pudiendo simbolizar la lluvia y, por ende la fecundidad. Este signo es asimismo el jeroglífico del día Ik, cuya deidad patrona era tal vez el dios de la lluvia.

Chaac y la representación de los puntos cardinales

Podemos destacar que Chaac no es considerado una deidad única, si no pero bien son cuatro dioses, cada uno de ellos representando uno de los puntos cardinales, siendo una deidad cuatriple, cada uno de ellos era un señor de un punto cardinal, caracterizado por un color y por un ave.

Los 4 dios que componen a Chaac

  1. Chac Xib Chaac, ( del Maya “Chac” Colorado, Xib “Hombre” el hombre colorado), el que es el Chaac del Este, simbolizado por un faisán colorado .
  2. Sac Xib Chaac, (del Maya “Sac” Blanco, Xib “Hombre” el hombre blanco), el que es el Chaac del Norte, simbolizado por una paloma blanca.
  3. Ek Xib Chaac, ( del Maya “Ek” Negro, Xib “Hombre” el hombre negro) el que es el Chaac del Oeste, simbolizado por un cuervo negro.
  4. Kan Xib Chaac, (del Maya “Kan” Amarillo, Xib “Hombre” el hombre amarillo el que es el Chaac del Sur, simbolizado por el águila amarilla.

Liturgia anual

Actualmente en múltiples poblaciones Mayas incluso se le rinde culto al dios , en general una vez por año se hace una liturgia llamada “Ceremonia de la abundanza”, se efectúa en los meses de Marzo a Maya, con la meta de solicitar las lluvias para terminar con la sequía en las milpas pese a los años la liturgia prosigue siendo autentica, preservando su originalidad prehispánica, la liturgia consiste en llevar ofrendas a un altar, entre las ofrendas están gallinas, masa, granos de maíz y Balche (licor maya), con la que se produce comida como Cool (caldo de pollo con verduras y masa), como pibes los que son ofrecidos al dios.

Más tarde el J Men o bien sacerdote maya comienza a rezar en maya, para más tarde consumir los comestibles, en estas liturgias participan todo el pueblo, en ciertos lugares los descendientes directos de los mayas, acostumbran a efectuar ritos similares en algún vestigio maya para dar las gracias al dios por las lluvias, factor esencial en la prosperidad del pueblo maya.

Deja tu opinión